jueves, 10 de marzo de 2016

Reflexión sobre los versículos de La Biblia que solemos compartir

A veces compartimos versículos para que nos alienten en las pruebas. Pero concentrarnos en buscar sólo consuelo, evita que reflexionemos sobre como estamos viviendo. ¿A caso no son necesarias las pruebas? Job lo describe muy bien: "¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios.”
Job 2:10 



En Proverbios, en medio de lo que se describe como un tiempo de angustia y miedo, Dios da una explicación que nos enfrenta durísimo, y empieza haciéndonos una invitación muy poco llamativa y que contrasta con los versículos de aliento que por lo regular buscamos, dice así: “Volveos a mi reprensión... Por cuanto llamé, y no quisisteis oír, ... Sino que desechasteis todo consejo mío Y mi reprensión no quisisteis, También yo me reiré en vuestra calamidad, Y me burlaré cuando os viniere lo que teméis... Y vuestra calamidad llegare como un torbellino; Cuando sobre vosotros viniere tribulación y angustia. Entonces me llamarán, y no responderé; Me buscarán de mañana, y no me hallarán. Por cuanto aborrecieron la sabiduría, Y no escogieron el temor de Jehová, Ni quisieron mi consejo, Y menospreciaron toda reprensión mía..." 
Proverbios 1:23-31, 33

Reprensión: Expresión autoritaria y severa de desaprobación que se le hace a una persona a causa de su actuación o su comportamiento.
¿Será acaso la prueba una manera de desaprobación de Dios sobre como estamos "realmente viviendo"?
En vez de lamentarnos por las pruebas, deberíamos lamentarnos por dejar el consejo y la reprensión de Dios!!!
Ahora, en lugar de buscar un versículo que quieras que te de esperanza, mejor medita en este y vuelve a la reprensión. 
Pensamos que podemos vivir pecando y no habrá consecuencias, pero si las hay.

Pero este Proverbios tiene un final diferente a como empezó, y que es, a final de cuentas, lo que buscamos en la prueba: "Mas el que me oyere, habitará confiadamente Y vivirá tranquilo, sin temor del mal.”
Proverbios 1:23-31, 33


No hay comentarios.:

Publicar un comentario